Código Penal - De la libertad condicional

 

Código Penal - Home

LIBRO I

DISPOSICIONES GENERALES SOBRE LOS DELITOS Y LAS FALTAS, LAS

PERSONAS RESPONSABLES, LAS PENAS, MEDIDAS DE SEGURIDAD Y

DEMÁS CONSECUENCIAS DE LA INFRACCIÓN PENAL

TÍTULO III

DE LAS PENAS

CAPÍTULO III

De las formas sustitutivas de la ejecución de las penas privativas de

libertad y de la libertad condicional67

SECCIÓN 3ª

De la libertad condicional

Artículo 9083

1. Se establece la libertad condicional en la pena privativa de libertad para aquellos

sentenciados en quienes concurran, habiendo extinguido las tres cuartas partes

de la condena impuesta, todas y cada una de las circunstancias siguientes:

a) Que se encuentren en el tercer grado de tratamiento penitenciario.

b) Que se hayan extinguido las tres cuartas partes de la condena impuesta.

c) Que hayan observado buena conducta y exista respecto de los

sentenciados un pronóstico individualizado y favorable de reinserción

social, emitido en el informe final previsto en el artículo 67 de la ley

Orgánica General Penitenciaria.

No se entenderá cumplida la circunstancia anterior si el penado no hubiese

satisfecho la responsabilidad civil derivada del delito en los supuestos y conforme a

los criterios establecidos por el artículo 72.5 y 6 de la ley Orgánica General

Penitenciaria.

Asimismo, en el caso de personas condenadas por delitos de terrorismo del

capítulo VII del título XXII del libro II de este Código, o por delitos cometidos en el

seno de organizaciones criminales, se entenderá que hay pronóstico de reinserción

social cuando el penado muestre signos inequívocos de haber abandonado los

fines y los medios de la actividad terrorista y además haya colaborado activamente

con las autoridades, bien para impedir la producción de otros delitos por parte de la

organización o grupo terrorista, bien para atenuar los efectos de su delito, bien para

la identificación, captura y procesamiento de responsables de delitos terroristas,

para obtener pruebas o para impedir la actuación o el desarrollo de las

organizaciones o asociaciones a las que haya pertenecido o con las que haya

colaborado, lo que podrá acreditarse mediante una declaración expresa de repudio

de sus actividades delictivas y de abandono de la violencia y una petición expresa

de perdón a las víctimas de su delito, así como por los informes técnicos que

acrediten que el preso está realmente desvinculado de la organización terrorista y

del entorno y actividades de asociaciones y colectivos ilegales que la rodean y su

colaboración con las autoridades84.


83 Modificado por LO 7/2003. Texto anterior:

1. Se establece la libertad condicional en las penas privativas de libertad para aquellos

sentenciados en quienes concurran las circunstancias siguientes:

1ª. Que se encuentren en el tercer grado de tratamiento penitenciario.

2ª. Que hayan extinguido las tres cuartas partes de la condena impuesta.

3ª. Que hayan observado buena conducta, y exista respecto de los mismos un pronóstico

individualizado y favorable de reinserción social, emitido por los expertos que el Juez de Vigilancia

estime convenientes.

2. El Juez de Vigilancia, al decretar la libertad condicional de los penados, podrá imponerles la

observancia de una o varias de las reglas de conducta previstas en el artículo 105 del presente

Código.”

Además, este artículo, al igual que el art. 93. 2, se aplicará a las decisiones que se adopten

respecto a las circunstancias para acceder a la concesión de la libertad condicional desde su

entrada en vigor, con independencia del momento de comisión de los hechos delictivos o de la

fecha de la resolución en virtud de la cual se esté cumpliendo la pena, en concordancia con el art.

75. 5 y 6 LOGP (LO 7/2003, DTU).

84 Modificado por LO 5/2010. Texto anterior: “Asimismo, en el caso de personas condenadas por

delitos de terrorismo de la sección segunda del capítulo V del título XXII del libro II de este Código, o

por delitos cometidos en el seno de organizaciones criminales, se entenderá que hay pronóstico de reinserción social cuando el penado muestre signos inequívocos de haber abandonado los fines y los

medios de la actividad terrorista y además haya colaborado activamente con las autoridades, bien para

impedir la producción de otros delitos por parte de la banda armada, organización o grupo terrorista,

bien para atenuar los efectos de su delito, bien para la identificación, captura y procesamiento de

responsables de delitos terroristas, para obtener pruebas o para impedir la actuación o el desarrollo de

las organizaciones o asociaciones a las que haya pertenecido o con las que haya colaborado, lo que

podrá acreditarse mediante una declaración expresa de repudio de sus actividades delictivas y de

abandono de la violencia y una petición expresa de perdón a las víctimas de su delito, así como por los

informes técnicos que acrediten que el preso está realmente desvinculado de la organización terrorista

y del entorno y actividades de asociaciones y colectivos ilegales que la rodean y su colaboración con

las autoridades”.

85 Modificado por LO 7/2003. Texto anterior: “ Excepcionalmente, cumplidas las circunstancias 1ª y

3ª del apartado 1. del artículo anterior, el Juez de Vigilancia Penitenciaria podrá conceder la

libertad condicional a los sentenciados a penas privativas de libertad que hayan extinguido las dos

terceras partes de su condena, siempre que merezcan dicho beneficio por haber desarrollado

continuadamente actividades laborales, culturales u ocupacionales.”

86 Modificado por LO 5/2010. Texto anterior: “1. Excepcionalmente, cumplidas las circunstancias de

los párrafos a y c del apartado 1 del artículo anterior, y siempre que no se trate de delitos de

terrorismo de la sección segunda del capítulo V del título XXII del libro II de este Código, o

cometidos en el seno de organizaciones criminales, el juez de vigilancia penitenciaria, previo

informe del Ministerio Fiscal, Instituciones Penitenciarias y las demás partes, podrá conceder la

libertad condicional a los sentenciados a penas privativas de libertad que hayan extinguido las dos

terceras partes de su condena, siempre que merezcan dicho beneficio por haber desarrollado

continuadamente actividades laborales, culturales u ocupacionales”.


2. El juez de vigilancia, al decretar la libertad condicional de los penados, podrá

imponerles motivadamente la observancia de una o varias de las reglas de

conducta o medidas previstas en los artículos 83 y 96.3 del presente Código.

Artículo 9185

186. Excepcionalmente, cumplidas las circunstancias de los párrafos a y c del

apartado 1 del artículo anterior, y siempre que no se trate de delitos de terrorismo

del capítulo VII del título XXII del libro II de este Código, o cometidos en el seno de

organizaciones criminales, el juez de vigilancia penitenciaria, previo informe del

Ministerio Fiscal, Instituciones Penitenciarias y las demás partes, podrá conceder la

libertad condicional a los sentenciados a penas privativas de libertad que hayan

extinguido las dos terceras partes de su condena, siempre que merezcan dicho

beneficio por haber desarrollado continuadamente actividades laborales, culturales

u ocupacionales.

2. A propuesta de Instituciones Penitenciarias y previo informe del Ministerio Fiscal

y de las demás partes, cumplidas las circunstancias de los párrafos a y c del

apartado 1 del artículo anterior, el juez de vigilancia penitenciaria podrá adelantar,

una vez extinguida la mitad de la condena, la concesión de la libertad condicional

en relación con el plazo previsto en el apartado anterior, hasta un máximo de 90

días por cada año transcurrido de cumplimiento efectivo de condena, siempre que

no se trate de delitos de terrorismo de la sección segunda del capítulo V del título

XXII o cometidos en el seno de organizaciones criminales. Esta medida requerirá

que el penado haya desarrollado continuadamente las actividades indicadas en el

apartado anterior y que acredite, además, la participación efectiva y favorable en

programas de reparación a las víctimas o programas de tratamiento o

desintoxicación, en su caso.

Artículo 9287

1. No obstante lo dispuesto en los artículos anteriores, los sentenciados que

hubieran cumplido la edad de 70 años, o la cumplan durante la extinción de la

condena, y reúnan los requisitos establecidos, excepto el haber extinguido las

tres cuartas partes de aquélla, o, en su caso, las dos terceras, podrán obtener la

concesión de la libertad condicional.

El mismo criterio se aplicará cuando, según informe médico, se trate de

enfermos muy graves con padecimientos incurables.

2. Constando a la Administración penitenciaria que el interno se halla en

cualquiera de los casos previstos en los párrafos anteriores, elevará el

expediente de libertad condicional, con la urgencia que el caso requiera, al Juez

de Vigilancia Penitenciaria que, a la hora de resolverlo, valorará junto a las

circunstancias personales la dificultad para delinquir y la escasa peligrosidad del

sujeto.

3. Si el peligro para la vida del interno, a causa de su enfermedad o de su

avanzada edad, fuera patente, por estar así acreditado por el dictamen del

médico forense y de los servicios médicos del establecimiento penitenciario, el

Juez de Vigilancia Penitenciaria podrá, previa en su caso la progresión de grado,

autorizar la libertad condicional sin más trámite que requerir al centro

penitenciario el informe de pronóstico final al objeto de poder hacer la valoración

a que se refiere el párrafo anterior, todo ello sin perjuicio del seguimiento y

control previstos por el artículo 75 de la ley Orgánica General Penitenciaria.

Artículo 9388

1. El período de libertad condicional durará todo el tiempo que le falte al sujeto para

cumplir su condena. Si en dicho período el reo delinquiere o inobservare las reglas

de conducta impuestas, el Juez de Vigilancia Penitenciaria revocará la libertad

concedida, y el penado reingresará en prisión en el período o grado penitenciario

que corresponda, sin perjuicio del cómputo del tiempo pasado en libertad

condicional.

2.89 En el caso de condenados por delitos de terrorismo del capítulo VII del título

XXII del libro II de este Código, el juez de vigilancia penitenciaria podrá solicitar los

informes que permitan acreditar que subsisten las condiciones que permitieron

obtener la libertad condicional90.

Si en este período de libertad condicional el condenado delinquiera, inobservara las

reglas de conducta o incumpliera las condiciones que le permitieron acceder a la

libertad condicional, el juez de vigilancia penitenciaria revocará la libertad

concedida, y el penado reingresará en prisión en el período o grado penitenciario

que corresponda.


87 Modificado por LO 15/2003. Texto anterior:

No obstante lo dispuesto en los artículos anteriores, los sentenciados que hubieran cumplido la

edad de setenta años, o la cumplan durante la extinción de la condena, y reúnan los requisitos

establecidos, excepto el haber extinguido las tres cuartas partes de aquélla, o, en su caso, las dos

terceras podrán obtener la concesión de la libertad condicional.

El mismo criterio se aplicará cuando, según informe médico, se trate de enfermos muy graves,

con padecimientos incurables.”

88 Numeración y apartados 2. y 3. añadidos por LO 7/2003.

89 Vid. nota al art. 90.

90 Modificado por LO 5/2010. Texto anterior: “En el caso de condenados por delitos de terrorismo

de la sección segunda del capítulo V del título XXII del libro II de este Código, el juez de vigilancia

penitenciaria podrá solicitar los informes que permitan acreditar que subsisten las condiciones que

permitieron obtener la libertad condicional”.


3. En el supuesto previsto en el apartado anterior, el penado cumplirá el tiempo que

reste de cumplimiento de la condena con pérdida del tiempo pasado en libertad

condicional.

Código Penal - De la libertad condicional