Código Penal - De las medidas de seguridad en general

 

Código Penal - Home

LIBRO I

DISPOSICIONES GENERALES SOBRE LOS DELITOS Y LAS FALTAS, LAS

PERSONAS RESPONSABLES, LAS PENAS, MEDIDAS DE SEGURIDAD Y

DEMÁS CONSECUENCIAS DE LA INFRACCIÓN PENAL

TÍTULO IV

DE LAS MEDIDAS DE SEGURIDAD

CAPÍTULO I

De las medidas de seguridad en general

Artículo 95

1. Las medidas de seguridad se aplicarán por el Juez o Tribunal, previos los

informes que estime convenientes, a las personas que se encuentren en los

supuestos previstos en el Capítulo siguiente de este Código, siempre que

concurran estas circunstancias:

1ª. Que el sujeto haya cometido un hecho previsto como delito.

2ª. Que del hecho y de las circunstancias personales del sujeto pueda deducirse un

pronóstico de comportamiento futuro que revele la probabilidad de comisión de

nuevos delitos.

2.92 Cuando la pena que hubiere podido imponerse por el delito cometido no fuere

privativa de libertad, el juez o tribunal sentenciador sólo podrá acordar alguna o

algunas de las medidas previstas en el artículo 96.3.


92 Modificado por LO 15/2003. Texto anterior:” 2. Cuando la pena que hubiere podido imponerse

por el delito cometido no fuere privativa de libertad, el Juez o Tribunal Sentenciador sólo podrá

acordar alguna o algunas de las medidas previstas en el artículo 105.”


Artículo 9693

1. Las medidas de seguridad que se pueden imponer con arreglo a este Código

son privativas y no privativas de libertad.

2. Son medidas privativas de libertad:

1ª. El internamiento en centro psiquiátrico.

2ª. El internamiento en centro de deshabituación.

3ª. El internamiento en centro educativo especial.

3. Son medidas no privativas de libertad:

1ª. La inhabilitación profesional.

2ª. La expulsión del territorio nacional de extranjeros no residentes legalmente en

España.


93 Modificado por LO 15/2003. Texto anterior:


94. La libertad vigilada.

1. Las medidas de seguridad que se pueden imponer con arreglo a este Código son privativas y

no privativas de libertad.

2. Son medidas privativas de libertad:

1ª. El internamiento en centro psiquiátrico.

2ª. El internamiento en centro de deshabituación.

3ª. El internamiento en centro educativo especial.

3. Son medidas no privativas de libertad:

1ª. La prohibición de estancia y residencia en determinados lugares.

2ª. La privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores.

3ª. La privación de licencia o del permiso de armas.

4ª. La inhabilitación profesional.

5ª. La expulsión del territorio nacional, de extranjeros no residentes legalmente en España.

6ª. Las demás previstas en el artículo 105 de este Código.”


94 Modificado por LO 5/2010. Texto anterior: “

3ª. La obligación de residir en un lugar determinado.

4ª. La prohibición de residir en el lugar o territorio que se designe. En este caso, el sujeto quedará

obligado a declarar el domicilio que elija y los cambios que se produzcan.

5ª. La prohibición de acudir a determinados lugares o territorios, espectáculos deportivos o

culturales, o de visitar establecimientos de bebidas alcohólicas o de juego.

6ª. La custodia familiar. El sometido a esta medida quedará sujeto al cuidado y vigilancia del familiar

que se designe y que acepte la custodia, quien la ejercerá en relación con el Juez de Vigilancia

Penitenciaria y sin menoscabo de las actividades escolares o laborales del custodiado.

7ª. La privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores.

8ª. La privación del derecho a la tenencia y porte de armas.

9ª. La prohibición de aproximarse a la víctima, o a aquellos de sus familiares u otras personas que

determine el Juez o Tribunal.

10ª. La prohibición de comunicarse con la víctima, o con aquellos de sus familiares u otras personas

que determine el Juez o Tribunal.

11ª. La sumisión a tratamiento externo en centros médicos o establecimientos de carácter sociosanitario.

12ª. El sometimiento a programas de tipo formativo, cultural, educativo, profesional, de

educación sexual y otros similares”.


4ª. La custodia familiar. El sometido a esta medida quedará sujeto al cuidado y

vigilancia del familiar que se designe y que acepte la custodia, quien la ejercerá en

relación con el Juez de Vigilancia Penitenciaria y sin menoscabo de las actividades

escolares o laborales del custodiado.

5ª. La privación del derecho a conducir vehículos a motor y ciclomotores.

6ª. La privación del derecho a la tenencia y porte de armas.

Artículo 9795

Durante la ejecución de la sentencia, el juez o tribunal sentenciador adoptará,

por el procedimiento establecido en el artículo siguiente, alguna de las siguientes

decisiones96:

a) Mantener la ejecución de la medida de seguridad impuesta.

b) Decretar el cese de cualquier medida de seguridad impuesta en cuanto

desaparezca la peligrosidad criminal del sujeto.

c) Sustituir una medida de seguridad por otra que estime más adecuada, entre

las previstas para el supuesto de que se trate. En el caso de que fuera acordada

la sustitución y el sujeto evolucionara desfavorablemente, se dejará sin efecto la

sustitución, volviéndose a aplicar la medida sustituida.

d) Dejar en suspenso la ejecución de la medida en atención al resultado ya

obtenido con su aplicación, por un plazo no superior al que reste hasta el

máximo señalado en la sentencia que la impuso. La suspensión quedará

condicionada a que el sujeto no delinca durante el plazo fijado, y podrá dejarse

sin efecto si nuevamente resultara acreditada cualquiera de las circunstancias

previstas en el artículo 95 de este Código.97


95 Modificado por LO 15/2003. Texto anterior:

Durante la ejecución de la sentencia, el Juez o Tribunal sentenciador podrá, mediante un

procedimiento contradictorio, previa propuesta del Juez de Vigilancia Penitenciaria:

a) Decretar el cese de cualquier medida de seguridad impuesta en cuanto desaparezca la

peligrosidad criminal del sujeto.

b) Sustituir una medida de seguridad por otra que estime más adecuada, entre las previstas para

el supuesto de que se trate. En el caso de que fuera acordada la sustitución y el sujeto evolucionara

desfavorablemente, se dejará tal medida sin efecto.

c) Dejar en suspenso la ejecución de la medida en atención al resultado ya obtenido con su

aplicación, por un plazo no superior al que reste hasta el máximo señalado en la sentencia que lo

impuso. La suspensión quedará condicionada a que el sujeto no delinca durante el plazo fijado, y

podrá dejarse sin efecto si nuevamente resultara acreditada cualquiera de las circunstancias

previstas en el artículo 95 de este Código.

A estos efectos el Juez de Vigilancia Penitenciaria estará obligado a elevar al menos anualmente

una propuesta de mantenimiento, cese, sustitución o suspensión de la medida de seguridad

privativa de libertad impuesta.”

96 Encabezado modificado por LO 5/2010. Texto anterior: “Durante la ejecución de la sentencia, el

juez o tribunal sentenciador adoptará, mediante un procedimiento contradictorio, previa propuesta

del juez de Vigilancia Penitenciaria, alguna de las siguientes decisiones:”.

97 Último párrafo eliminado por LO 5/2010. Texto anterior: “A estos efectos, el Juez de Vigilancia

Penitenciaria estará obligado a elevar al menos anualmente, una propuesta de mantenimiento,

cese, sustitución o suspensión de la medida de seguridad de la pena privativa de libertad

impuesta.”


Artículo 9898

1. A los efectos del artículo anterior, cuando se trate de una medida de

seguridad privativa de libertad o de una medida de libertad vigilada que deba

ejecutarse después del cumplimiento de una pena privativa de libertad, el Juez

de Vigilancia Penitenciaria estará obligado a elevar al menos anualmente, una

propuesta de mantenimiento, cese, sustitución o suspensión de la misma. Para

formular dicha propuesta el Juez de Vigilancia Penitenciaria deberá valorar los

informes emitidos por los facultativos y profesionales que asistan al sometido a

medida de seguridad o por las Administraciones Públicas competentes y, en su

caso, el resultado de las demás actuaciones que a este fin ordene.

2. Cuando se trate de cualquier otra medida no privativa de libertad, el Juez o

Tribunal sentenciador recabará directamente de las Administraciones,

facultativos y profesionales a que se refiere el apartado anterior, los oportunos

informes acerca de la situación y la evolución del condenado, su grado de

rehabilitación y el pronóstico de reincidencia o reiteración delictiva

3. En todo caso, el Juez o Tribunal sentenciador resolverá motivadamente a la

vista de la propuesta o los informes a los que respectivamente se refieren los

dos apartados anteriores, oída la propia persona sometida a la medida, así como

el Ministerio Fiscal y las demás partes. Se oirá asimismo a las víctimas del delito

que no estuvieren personadas cuando así lo hubieran solicitado al inicio o en

cualquier momento de la ejecución de la sentencia y permanezcan localizables a

tal efecto.

Artículo 9999

En el caso de concurrencia de penas y medidas de seguridad privativas de

libertad, el juez o tribunal ordenará el cumplimiento de la medida, que se

abonará para el de la pena. Una vez alzada la medida de seguridad, el juez o

tribunal podrá, si con la ejecución de la pena se pusieran en peligro los efectos

conseguidos a través de aquélla, suspender el cumplimiento del resto de la pena

por un plazo no superior a la duración de la misma, o aplicar alguna de las

medidas previstas en el artículo 96.3.

Artículo 100100


98 Modificado por LO 5/2010. Texto anterior: “Para formular la propuesta a que se refiere el artículo

anterior el Juez de Vigilancia Penitenciaria deberá valorar los informes emitidos por los facultativos

y profesionales que asistan al sometido a medida de seguridad, y, en su caso, el resultado de las

demás actuaciones que a este fin ordene”.

99 Modificado por LO 15/2003. Texto anterior: “En el caso de concurrencia de penas y medidas de

seguridad privativas de libertad, el Juez o Tribunal ordenará el cumplimiento de la medida, que se

abonará para el de la pena. Una vez alzada la medida de seguridad, el Juez o Tribunal podrá, si

con la ejecución de la pena se pusieran en peligro los efectos conseguidos a través de aquélla,

suspender el cumplimiento del resto de la pena por un plazo no superior a la duración de la misma,

o aplicar alguna de las medidas previstas en el artículo 105.”

100 Modificado por LO 15/2003. Texto anterior:

1. El quebrantamiento de una medida de seguridad de internamiento dará lugar al reingreso del

sujeto en el mismo centro del que se hubiese evadido o en otro que corresponda a su estado, sin

perjuicio de deducir testimonio por el quebrantamiento de la medida en los casos de los sometidos

a ella en virtud del artículo 104 de este Código.

2. Si se tratare de otras medidas, el Juez o Tribunal podrá acordar la sustitución de la

quebrantada por la de internamiento si ésta estuviese prevista para el supuesto de que se trate y si

el quebrantamiento demostrase su necesidad.


1. El quebrantamiento de una medida de seguridad de internamiento dará lugar a

que el juez o tribunal ordene el reingreso del sujeto en el mismo centro del que se

hubiese evadido o en otro que corresponda a su estado.

2. Si se tratare de otras medidas, el juez o tribunal podrá acordar la sustitución de

la quebrantada por la de internamiento si ésta estuviese prevista para el supuesto

de que se trate y si el quebrantamiento demostrase su necesidad.

3101. En ambos casos el juez o tribunal deducirá testimonio por el

quebrantamiento.

A estos efectos, no se considerará quebrantamiento de la medida la negativa del

sujeto a someterse a tratamiento médico o a continuar un tratamiento médico

inicialmente consentido. No obstante, el Juez o Tribunal podrá acordar la

sustitución del tratamiento inicial o posteriormente rechazado por otra medida de

entre las aplicables al supuesto de que se trate.


101 Modificado por LO 5/2010. Texto anterior: “En ambos casos el Juez o Tribunal deducirá

testimonio por el quebrantamiento”.

Código Penal - De las medidas de seguridad en general